domingo, 11 de diciembre de 2016

En clave de #Hospitalidad: Reflexión para el Domingo III ADviento


1ª lectura:       Isaías 35,1-6a.10
«Dios vendrá y nos salvará»
Salmo:             «Ven, Señor, a salvarnos»
2ª lectura:       Santiago 5,7-10
«Manteneos firmes, porque la venida del Señor está cerca»
Evangelio:       Mateo 11,2-11
«¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?»

En aquel tiempo, Juan, que había oído en la cárcel las obras del Mesías, le mandó a preguntar por medio de sus discípulos: «¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?» Jesús les respondió: «Id a anunciar a Juan lo que estáis viendo y oyendo: los ciegos ven, y los inválidos andan; los leprosos quedan limpios, y los sordos oyen; los muertos resucitan, y a los pobres se les anuncia el Evangelio. ¡Y dichoso el que no se sienta defraudado por mí!» Al irse ellos, Jesús se puso a hablar a la gente sobre Juan: «¿Qué salisteis a contemplar en el desierto, una caña sacudida por el viento? ¿O qué fuisteis a ver, un hombre vestido con lujo? Los que visten con lujo habitan en los palacios. Entonces, ¿a qué salisteis?, ¿a ver a un profeta? Sí, os digo, y más que profeta; él es de quien está escrito: "Yo envío mi mensajero delante de ti, para que prepare el camino ante ti”. Os aseguro que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan, el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él.»