lunes, 7 de agosto de 2017

Todos los Santos (01-11-17) Huellas en el camino


En aquel tiempo, al ver Jesús el gentío, subió al monte, se sentó y se acercaron sus discípulos; y, abriendo su boca, les enseñaba diciendo: «Bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos quedarán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo». Palabra del Señor.

*    Reflexión

En nuestro caminonos encontramos con las bienaventuranzas, parece que Jesús pone cabeza abajo nuestra forma de ser felices, nos dice que la dicha está en ser pobre de espíritu, en llorar, en tener hambre y sed de justicia, y es que para entender esto, tenemos que irnos a nuestro mapa, en las guías de este tramo del camino, se nos indica que seguir las huellas de Jesús es ir descubriendo que el hombre es más feliz cuando es capaz de amar, aunque en ocasiones implique sufrimiento. La verdadera felicidad la encontraremos por el camino señalado por Jesús, y aunque comienza aquí en la tierra, alcanza la plenitud en el final del camino.