lunes, 7 de agosto de 2017

Domingo XXXIII del T. Ordinario (19-11-17) Huellas en el camino


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: «Un hombre, al irse de viaje, llamó a sus siervos y los dejó al cargo de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó. Al cabo de mucho tiempo viene el señor de aquellos siervos y se pone a ajustar las cuentas con ellos. Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco diciendo: “Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco”. Su señor le dijo: “Bien, siervo bueno y fiel; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante, entra en el gozo de tu señor.» Palabra del Señor.

*    Reflexión

En nuestro caminonos encontramos que el Señor confía en nosotros y nos ha dejado bienes en depósito para hacerlos producir al máximo, ya que la variedad de talentos que aportamos entre todos, enriquece nuestro camino y el mundo. En el mapa, en las guías de este tramo del camino, se nos indica que seguir las huellas de Jesús es no quedarnos con los brazos cruzados, sino que hagamos multiplicar los dones que se nos ha dado.