martes, 13 de septiembre de 2016

Sigue avanzando


Ponte a salvo, no mires atrás ni te detengas para que no perezcas 
(cf. Gn. 19, 17)

Ciertamente en la vida tendremos momentos de felicidad, de dicha; aunque, también momentos de desdicha y desventura, y la forma de seguir avanzando, de no perecer, de escapar de la monotonía que nos abrasa; es no mirar hacia atrás ni detenernos en el camino; la salvación es avanzar entre valles y montañas, y entre esos altibajos encontrar el equilibrio; pienso que es cuestión de ir conociendo nuestras motivaciones, tanto intrínsecas como extrínsecas, e ir aceptándolas, aprendiendo de ellas.

La vida es un continuo peregrinar, si queremos vivir en clave de salvación, no debemos vivir anclados en el pasado, no se trata de estar mirando constantemente hacia atrás, sino mirar el presente, porque vivir mirando el pasado nos paraliza, así le pasó a la mujer de Lot. Siendo conscientes, que nuestra meta, la salvación, tiene algo de sacrificio, de cansancio en la subida, para llegar a la montaña, el lugar de encuentro con Dios.

Norka C. Risso Espinoza