sábado, 13 de septiembre de 2014

Te adoramos en la cruz


Un poco de historia: La fiesta del Triunfo de la Santa Cruz se hace en recuerdo de la recuperación de la Santa Cruz obtenida en el año 614 por el emperador Heraclio, quien la logró rescatar de los Persas que se la habían robado de Jerusalén:

Hacia el año 320, la emperatriz Elena de Constantinopla encontró la Santa Cruz, la cruz en que murió Nuestro Señor Jesucristo. La emperatriz y su hijo Constantino hicieron construir en el sitio del descubrimiento la Basílica del Santo Sepulcro, en el que guardaron la reliquia.

Años después, el rey Cosroes II de Persia, en el 614, invadió y conquistó Jerusalén y se llevó la cruz poniéndola bajo los pies de su trono como signo de su desprecio por el cristianismo.

En el 628, el emperador Heraclio logró derrotar a Cosroes II y recuperó la cruz, llevándola nuevamente a Jerusalén el 14 de septiembre de ese mismo año; para ello se realizó una ceremonia en la que la cruz fue trasladada por el emperador a través de la ciudad.


Desde entonces ese día quedó señalado en los calendarios litúrgicos como el de la EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ.