sábado, 9 de febrero de 2013

Lanzar estrellas al mar



Cuentan que una vez un hombre mayor caminaba por la playa contemplando el mar, cuando a lo lejos vio la figura de un hombre que parecía bailar.

Se apresuró para acercarse más a esa persona y ver exactamente lo que hacía.

Cuando se acercó se dio cuenta que no estaba bailando sino recogiendo estrellas de mar y arrojándolas mar adentro tan lejos como podía.

Entonces le preguntó:
«Amigo, ¿qué estás haciendo?».

El joven respondió: «La tarde está cayendo y la marea bajando, si no arrojo estas estrellas al mar, morirán, así que las estoy enviando dentro del mar otra vez».

El hombre mayor sonrió irónicamente y le dijo: «Pero, hay miles de playas en todo el mundo, donde miles de estrellas de mar morirán. ¿Crees tú que con eso harás crearás diferencia?».

El joven se detuvo por un momento, suspiró, cogió otra estrella, la lanzó lo más lejos que pudo y dijo: «¡Bueno, acabo de crear la diferencia para esa estrella!».

¿Sabéis?, mucha gente se pasa la vida diciendo cosas como:

- "Para qué... todos lo hacen",

- "Qué gano con respetar si nadie lo hace",

- "No vale la pena ayudar, si no ayudamos todos".

La unión hace la fuerza, cada uno de nosotros deberíamos buscar hacer el bien a cada persona que encontremos, pues los héroes son aquellos que hacen más de lo que los demás fueron capaces de hacer, y no porque no pudieran hacerlo, sino porque no quisieron.

Si ves a una persona en la cuneta y nadie se inclina a hablarle hazlo tú; tú también puedes ser ‘buen samaritano’; lo más probable es que no acabes con la pobreza en el mundo, pero le habrás recordado a esa ser persona que es un ser humano, que es importante para alguien, y que aún hay personas buenas en el mundo.

Cristo murió en una cruz, y a pesar de que muchos se pierden, a pesar de que muchos se alejan, a pesar de que muchos no creen... Cristo no "tira la toalla" sino que siempre está en la playa creando la diferencia para aquéllos que le buscan de corazón...

¡Qué importante es que cada uno vayamos aportando nuestro granito de arena!