lunes, 6 de agosto de 2012

Necesidades espirituales de las personas enfermas en la última etapa de sus vidas

Este libro es fruto de un estudio realizado en el marco del trabajo continuo que desarrolla el equipo de pastoral sanitaria de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, Provincia de San Rafael. La Orden Hospitalaria desarrolla en el campo de cuidados paliativos una intensa actividad que se traduce en experiencia, implicación y compromiso de los equipos profesionales en niveles internacional, nacional y provincial. El libro surge de la necesidad de profundizar sobre las necesidades espirituales de las personas enfermas en la última etapa de su vida, desde la perspectiva de sus propios protagonistas, con la finalidad de contribuir a la reflexión y fortalecer su atención integral, manteniendo y/o adecuando el acompañamiento que, específicamente en esta dimensión espiritual de las personas, se ofrece en cada centro.

Los principales capítulos del libro son:
  1. Atención espiritual y religiosa en el marco de la asistencia integral a los enfermos
    1. Fundamentación de la atención espiritual y religiosa a los enfermos
    2. Dimensión espiritual y dimensión religiosa
      • La dimensión espiritual
      • La dimensión religiosa
      • Relación entre las dimensiones espiritual y religiosa
    3. Atención a las necesidades espirituales y religiosas
  2. Necesidades espirituales
    1. Modelo "fásico" del morir
    2. Necesidad de ser reconocido como persona
    3. Necesidad de esperanza
    4. Necesidad de buscar sentido a la vida
    5. Necesidades éticas
    6. Necesidades estéticas
    7. Necesidades religiosas
    8. Necesidades ante la proximidad de la muerte
El ser humano es algo más que su dimensión física, es un ser espiritual o trascendente,  y este espacio necesita ser atendido durante toda la vida. Esa dimensión es especialmente manifestada, de una forma más profunda e intensa, en las personas enfermas en la última etapa de la vida, y en sus familias. En  las últimas décadas, en nuestra sociedad, las personas ya no morimos en casa, sino que lo hacemos en los centros asistenciales, y aumenta paulatinamente el número de personas en tratamiento paliativo. Dada esa situación, los diferentes profesionales sanitarios han de conocer, poder encauzar y dar respuesta a las necesidades espirituales de las personas que atienden. La atención espiritual es una parte esencial de la atención integral que debemos ofrecer a las personas, esa atención repercute en el estado global y en su calidad de vida al final de su existencia.