sábado, 5 de abril de 2014

Cristo Hospitalario

Mi Jesús Hospitalario,
mi Jesús, quiero serte fiel,
amarte siempre, siempre te amaré,
caminaré contigo
y en todo mendigo te daré abrigo
con amor y fe.

Los que estáis cansados, descansad en mí,
si estáis agobiados, conmigo venid,
desterrad los miedos, yo os aliviaré,
soy manso y humilde, no debéis temer.

Me abriste tus brazos,
me diste a beber tu misericordia,
como amigo fiel.
Mi Cristo Hospitalario, regalo de Dios,
el Padre de todos, en ti se nos mostró.

Tu cuerpo ensangrentado,
me habla del amor que por todos tienes.
¡Gracias mi Señor!
No haces distinciones, pero siempre estás
en los desvalidos de la humanidad.

Camino del calvario, vas mi redentor,
vas a dar la vida, por mi salvación.
Tu cuerpo clavado, en la cruz por mí,
con corona de espinas
¡Jesús, vas a morir!

Lanzada del costado, de mi redentor,
puerta siempre abierta de tu corazón,
mi Cristo Hospitalario, regalo de amor,

llévanos al Padre, a nuestro Padre Dios.

(Desconozco el autor)