viernes, 22 de abril de 2011

Crucificados junto a los crucificados del mundo

Ha llegado la hora,
silencio, adoración, sobrecogimiento,…


Señor, en este tiempo tan especial
danos conocimiento interno de Ti
para más amarte y seguirte en nuestros amigos enfermos,
danos tus ojos para interpretar los tiempos de vulnerabilidad
y tus oídos para escuchar al espíritu de los necesitados,
danos tus manos para ofrecerlas a los cansados y agobiados
y tus pies para caminar con los humildes y sencillos,
danos tus labios para anunciar tu amor
y tus brazos para acoger a todos,
danos tus espaldas para sostener a tus predilectos
y tu palabra para alentar en la vida del que sufre,
danos, Señor, tu corazón para dar la vida contigo
crucificados al mundo
junto a los crucificados del mundo.

Adaptación de una oración de Magis