domingo, 30 de diciembre de 2012

Feliz Año 2013

Que el nuevo año 2013 que vamos a comenzar sea dichoso para todos, pleno de salud y de alegrías, y también de la fe, esperanza y caridad que nos ayude a vivir al estilo de Jesucristo, siempre pendiente del prójimo.



Al terminar un año más,
yo te quiero agradecer
por todo lo que recibí de Ti.
Gracias por la vida y por el amor,
por las flores, por el aire y por el sol,
por la felicidad y por el dolor,
por lo que fue posible y por lo que no fue.

Te ofrezco todo lo que hice este año,
el trabajo que pude realizar,
las cosas que pasaron por mis manos
y que con ellas yo pude construir.
Te presento a las personas que a lo largo
de estos meses pusiste en mi camino,
las nuevas amistades y los viejos conocidos.
Los que están cerca de mí y aquellos que yo no pude ayudar,
con los que compartí la vida, el trabajo, el dolor y la alegría.

Pero también, Señor, hoy quiero pedirte perdón.
Perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado,
por la palabra inútil y el amor desperdiciado.
Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho,
perdón por vivir sin entusiasmo.
También por la oración que poco a poco fui posponiendo
y que ahora te vengo a presentar,
por todos mis olvidos y silencios,
nuevamente te pido perdón.

Los próximos días comenzaremos un nuevo año.
Yo detengo mi vida antes del nuevo calendario,
ese que aún no inicia,
y te presento estos días
que sólo Tú sabes si llegaré a vivirlos.

Hoy, te pido para mí, mis familiares y amigos,
también para los compañeros de las redes sociales,
la paz y la alegría, la fortaleza y la prudencia,
la lucidez y la sabiduría,
la salud y la esperanza.

Quiero vivir cada día con optimismo y bondad,
llevando a todas partes
un corazón lleno de comprensión y paz.
Cierra mis oídos a toda falsedad
y mis labios a palabras mentirosas, egoístas  o que hieren.
Abre mi ser, a todo lo que es bueno.
Que mi espíritu esté repleto solamente de bendiciones
para que las derrame por donde pase.

Señor, a todo el que lea este mensaje,
llénalo de Esperanza en la adversidad,
Paz y Amor en el día a día.

Lléname, también, de bondad y alegría
para que todas las personas que encuentre en mi camino
puedan descubrir en mí y en lo que escribo un poquito de Ti.

Danos un Año Feliz,
y enséñanos a
repartir felicidad.